viernes, septiembre 10, 2004

Opresión bancaria

Para mucha gente de izquierda, los banqueros representan la cara más atroz del capitalismo: especuladores rapaces que sangran a la economía productiva. Sin duda, es un cliché estúpido. Pero hay días en que pregunto si en México tiene algo de cierto.

Este estudio de la Comisión Nacional para la Defensa y Protección de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) confirma que los bancos mexicanos (bueno, es un decir, ya que la gran mayoría son extranjeros) dependen cada vez más de las comisiones y que éstas son considerablemente superiores a las observadas en otros países. Este artículo ofrece un resumen. Cabe notar que el crédito otorgado por la banca mexicana, fuera del rubro de consumo, no ha crecido en años y su costo es muy elevado.

La CONDUSEF señala en sus conclusiones que el principal problema es la falta de competencia en un sistema bancario muy concentrado (los dos más grandes controlan más de la mitad del mercado) e insinúa que los bancos están coludidos.

Como era de esperarse, los banqueros lo niegan y cuestionan la metodología del estudio. Aunque no tengo interés en defenderlos, tienen cierta razón. Por ejemplo, es asombroso que CONDUSEF no haya presentado cifras sobre la variación en el costo de las comisiones dentro del país, por lo cual es posible el alza en el ingreso por cobro de comisiones de los bancos se pueda atribuir al crecimiento en las transacciones, por dar un ejemplo.

¿Quién tiene la razón? La verdad es que con la información disponible (ni el ingreso por comisiones ni los gastos de la banca son desglosados en los informes) no es posible hacer conclusiones claras. Pero eso impide formular algunos comentarios y preguntas pertinentes.

1. ¿Por qué no presta más la banca? El problema, claro, es el crédito a empresas. Con base en mi experiencia, no es fácil encontrar buenos candidatos a recibir crédito, en parte porque un alto porcentaje de las empresas medianas opera en la informalidad (evaden impuestos y otras obligaciones) y en parte por el mal historial crediticio de muchos empresarios. Pero al mismo tiempo, las tasas que cobra la banca son muy elevadas, lo cual limita la demanda, sobre todo de las empresas más formales, que acuden a otros mecanismos de crédito (factoraje, arrendamiento, etc.). En resumen, parece que la banca tiene un serio problema de selección adversa.

2. Al persistir el estancamiento en la cartera de crédito, los bancos no tienen incentivos para captar más depósitos. En años recientes, las tasas de interés que la banca paga han caído estrepitosamente.

3. Como no puede obtener más ingresos vía créditos y al no requerir más depósitos, la banca mexicana tiene el incentivo de crecer en su otra gran función: funcionar como medio de pagos. En esto ha tenido mucho éxito, ya que en los últimos dos años el número de cuentas bancarias creció 44%. El 75% de estas cuentas tiene un saldo inferior a los 500 dólares. Además, le conviene exprimir las cuentas existentes al máximo, subiendo las comisiones.

4. A pesar del creciente uso de operaciones electrónicas (más baratas), hay evidencia de que el valor de las comisiones como porcentaje del saldo promedio está creciendo. Quizá esto se explique en parte porque las cuentas de bajo saldo --que pagan más en comisiones--son las que han crecido más.

5. En todo caso, es claro que la banca en México no tiene mucho interés de competir en precio. Más bien, esa competencia se busca por la diferenciación de productos y la publicidad (imagen).

Resumiendo, creo que el problema central no es la colusión entre los bancos ni el costo de las comisiones. El verdadero problema es el crédito: si no fluye, los bancos no tienen incentivo para competir por depósitos, lo cual lleva a que cobren comisiones altas.

No hay comentarios.: